Tarta de queso y limón sin horno

Tarta de queso y limón sin horno

Esta irresistible receta de tarta de queso y limón sin horno combina la perfección de una crujiente corteza de galletas Graham con un relleno suave y cremoso que deleitará tu paladar.

Comenzando con la preparación de la base, las migajas de galletas Graham se mezclan con mantequilla derretida y se presionan firmemente en un molde desmontable de 9 pulgadas, proporcionando la base perfecta para este indulgente postre. Este paso inicial no solo aporta una textura crujiente, sino que también sirve como plataforma para resaltar los sabores del relleno.

El relleno, una mezcla exquisita de queso mascarpone, azúcar glass, jugo y ralladura de limón, extracto de vainilla, y crema batida, se elabora con atención al detalle. La integración de la crema batida no solo garantiza una textura aireada y ligera, sino que también añade una dimensión de sabor irresistiblemente suave.

Esta tarta fría o pay de limón sin horno no solo satisface los antojos de dulzura, sino que también equilibra la acidez del limón, creando una experiencia gastronómica armoniosa. Finalmente, el tiempo de refrigeración prolongado, de al menos 8 horas o idealmente toda la noche, permite que los sabores se fusionen y la consistencia alcance su punto máximo, ofreciendo una deliciosa recompensa por tu paciencia culinaria.

¡Prepárate para disfrutar de un postre sublime que seguramente se convertirá en un favorito indiscutible en cualquier ocasión especial!

Recetas Recomendadas:

Tarta de Piña con Gelatina, Sobaos y Nata: Una combinación de texturas y sabores irresistibles.

 

Ingredientes para la tarta de queso y limón fría

Corteza

  • 270 gramos de galletas Graham molidas
  • ½ taza de mantequilla derretida

Relleno de queso crema

  • 750 gramos de queso Mascarpone ( U otro queso crema de tu preferencia)
  • ¾ taza de crema batida al 35% de materia grasa
  • 1 ½ tazas de azúcar glas en polvo
  • 3 cucharadas de jugo de limón recién exprimido
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • Ralladura de 2 limones

Preparación de la receta de tarta de queso Mascarpone y limón

1 Prepara el molde desmontable de 22 cm forrándolo con papel pergamino; aunque es opcional, esta práctica facilitará la extracción posterior del pastel.

2 En un tazón, combina las migajas de galletas Graham con la mantequilla derretida y presiona la mezcla en el molde preparado, asegurándote de alcanzar aproximadamente 1/2 pulgada de altura en los lados.

3 En un tazón grande, utiliza una batidora eléctrica a velocidad media para batir el queso crema hasta lograr una consistencia suave y cremosa.

4 Agrega gradualmente el azúcar glass, el jugo de limón, la ralladura de limón y el extracto de vainilla al queso crema. Continúa batiendo hasta obtener una mezcla homogénea y sedosa.

5 En un tazón mediano aparte, bate la crema espesa a velocidad alta hasta que se formen picos rígidos. Con delicadeza, incorpora la nata montada al bol con el queso crema, utilizando una espátula para evitar desinflar la nata.

6 Ajusta el sabor del relleno según tus preferencias, agregando más azúcar o ralladura de limón si deseas un sabor más dulce o cítrico.

7 Vierte cuidadosamente el relleno sobre la base de galletas en el molde, asegurándote de distribuirlo de manera uniforme. Cubre el cheesecake y refrigéralo durante al menos 8 horas, aunque dejarlo toda la noche proporcionará mejores resultados. Sirve con una generosa porción de crema batida azucarada. ¡Disfruta de este delicioso postre!

Tips y sugerencias para una tarta fría de queso y limón perfecta

  • El molde: Enfrié previamente el molde para la tarta antes de hacer la base de galletas.
  • Temperatura de los Ingredientes: Asegúrate de que todos los ingredientes, especialmente el queso crema y los huevos, estén a temperatura ambiente antes de comenzar la preparación. Esto garantizará una mezcla más suave y homogénea, evitando grumos en el relleno y resultando en un cheesecake más cremoso.No Sobremezclar la base: Al combinar las migajas de galletas con la mantequilla para la base, evita mezclar en exceso. Presiona la mezcla firmemente en el molde, pero no la compactes demasiado. Un exceso de manipulación puede hacer que la base se vuelva demasiado densa en lugar de tener una textura delicadamente crujiente.
0/5 (0 Reviews)

Recetas relacionadas

Scroll al inicio