Receta torta de queso con arandanos

Tarta de queso con arándanos

¡Bienvenido a la deliciosa receta de tarta de queso con arándanos sin horno! Esta exquisitez de postre es perfecta para cualquier ocasión, ya sea para un picnic, una barbacoa en el patio o simplemente para darte un capricho dulce. Además, es muy fácil de hacer, y lo mejor de todo es que no necesitas encender el horno.

Esta tarta de queso con arándanos es un placer para los sentidos, desde su crujiente y sabrosa base de galletas hasta su relleno suave y cremoso de queso. Los arándanos frescos y jugosos le aportan un toque de acidez y dulzura que complementa a la perfección la textura cremosa de la tarta de queso.

No necesitas ser un experto en la cocina para preparar esta deliciosa tarta de queso con arándanos sin horno. Con sólo unos sencillos pasos, podrás sorprender a tus invitados o a ti mismo con un postre increíblemente delicioso. Solo necesitas un poco de paciencia mientras la tarta se enfría en la nevera para que los sabores se integren y puedas disfrutar de ella en todo su esplendor.

La base de galletas con mantequilla derretida y azúcar granulada es la perfecta cama para la cremosidad del relleno de queso. Además, puedes experimentar con diferentes tipos de galletas para la base, ya sea con galletas de María o Graham, según tu preferencia.

El relleno de queso, que lleva queso crema, extracto de vainilla, crema batida, azúcar en polvo y jugo de limón, es una deliciosa combinación que resulta en una textura suave, ligera y aireada que se derrite en tu boca. La combinación de estos ingredientes con la base de galletas y los arándanos frescos es una explosión de sabor que no podrás resistir.

Y no podemos olvidar la mermelada de arándanos, que es el toque final perfecto para esta tarta de queso. Los arándanos, jugo de limón, azúcar y maicena se cocinan a fuego lento para crear una exquisita y espesa salsa de arándanos que se vierte sobre la tarta fría, creando una maravillosa combinación de sabores y texturas que te harán desear más.

¡No esperes más y sorprende a tus amigos y familiares con esta tarta de queso con arándanos sin horno! Será un éxito en cualquier evento o simplemente para disfrutar en casa en una tarde soleada.

Recetas Recomendadas
Receta de torta Matilda Torta Matilda Receta Casera: Paso a paso para un postre irresistible.

 

Ingredientes de la tarta de queso de arándanos sin horno

Para la base de galletas

  • 1 ½ tazas de galletas digestivas trituradas
  • 7 cucharadas de mantequilla derretida
  • 25 gramos de azúcar granulada

Relleno de la tarta de queso

  • 680 gr de queso crema
  • 5 ml de extracto de vainilla
  • 2 tazas de crema batida
  • 3/4 taza de azúcar en polvo
  • 5 ml de jugo de limón

Mermelada de arándanos

  • 2 tazas de arándanos
  • 30 ml de jugo de limón
  • 55 gr de azúcar granulada
  • 1 cucharada de maicena
  • 20 ml de jugo de limón
  • 120 ml de agua

Preparación la receta de tarta de queso con arándanos

La base de galletas digestivas
1 Engrase ligeramente un molde de 24 cm de diámetro para tartas. Luego en un tazón, mezcle las migas de galletas con la mantequilla y el azúcar.
2 Traslade la mezcla resultante al molde y presione para formar la base de 1 ½ cm aproximadamente de alto, refrigere mientras elabora el relleno.

Relleno de tarta de queso

1 Bata el queso crema en un tazón grande hasta que quede suave, agregue el azúcar en polvo, la vainilla y el jugo de limón y bata nuevamente hasta formar una mezcla suave y homogénea.

2 Saca la base de galletas del congelador y vierta el relleno de tarta de queso sobre la base. Alisa la superficie del relleno y refrigera la tarta durante al menos 5 horas o toda la noche.

Cobertura de arándanos

1 Vierta 60 ml de agua en una cacerola y cocine a fuego medio los arándanos, el jugo de limón, y el azúcar. Cuando empiece a hervir, remueva suave para conservar enteros los arándanos. Cocine por 5 minutos más.

2 Disuelva la maicena en 60 ml de agua a temperatura ambiente y agregue a los arándanos, revuelva suavemente hasta que la salsa de arándanos esté espesa.

3 Proceda a retirarla del fuego y deje que se enfríe totalmente. Cuando vaya a servir, saque el cheesecake o pastel de queso del congelador y cubra con la mermelada de arándanos.

4 Listo, ya tenemos nuestra tarta de queso con arándanos, decore con crema batida si gusta.

Consejos:

  • Después haga la base de galletas digestivas de su elección (Graham, María, etc.), refrigere mientras prepara el relleno para la tarta, para que se mantenga firme.
  • Saque el queso crema de la nevera unos 20 minutos antes de comenzar para que pueda calentarse a temperatura ambiente (esto evita que se hagan grumos).
  • Este pastel de queso con arándanos puede durar hasta tres días en la nevera, pero recuerda no congelarla, para que no pierda su suave textura.
5/5 (1 Review)

Recetas relacionadas

Scroll al inicio